Edición No 19

LXXVII Congreso Nacional de Cafeteros

Diciembre de 2012

En esta Edición

LXXVII Congreso Nacional de Cafeteros

El pasado 30 de noviembre concluyó el LXXVII Congreso Nacional de Cafeteros, evento que como es costumbre contó con la presencia del Presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, y sus ministros de Hacienda y Crédito Público y Agricultura y Desarrollo Rural.









En este Congreso, que es la máxima instancia de la Federación, se reúnen los delegados elegidos por los cafeteros de 15 departamentos donde se produce café en Colombia. Son estos delegados los legítimos representantes de sus pares: fueron seleccionados por más de 214 mil productores, es decir, el 64% de los cafeteros del país, que tienen más de 1.500 árboles de café o cultivos superiores a media hectárea, durante las pasadas elecciones cafeteras, el evento democrático de mayor relevancia en el sector privado de Colombia.

El Congreso de Cafeteros es un evento serio, donde de manera responsable y ajena a intereses políticos o partidistas, y pensando exclusivamente en el bienestar de las familias cafeteras de Colombia, se evalúa la coyuntura y las políticas de largo plazo que contribuyan a la sostenibilidad de los productores y su entorno. Como se trata de adoptar iniciativas responsables y realistas, y en lo que se refiere a la administración de presentar resultados y dar cuentas sobre los mandatos recibidos de los productores, en el máximo foro de los cafeteros de Colombia no hay lugar para el populismo y la demagogia. La credibilidad de nuestra institución depende de mantener no solo su representatividad y legitimidad, sino, su profesionalismo a la hora de adoptar diagnósticos y políticas.

Durante los tres días de Congreso se trabajó de manera seria y armónica y se lograron importantes objetivos que me gustaría compartir con todos ustedes.  En primer lugar los representantes del Gobierno Nacional ratificaron una vez más a la institucionalidad cafetera representada por la Federación y sus Comités de Cafeteros como el verdadero canal de respetuosa deliberación y concertación que promueve, estudia y difunde políticas para el bien y el progreso de los productores de Colombia. De esta manera ha salido fortalecida una institucionalidad que ha cumplido más de ocho décadas de servicio, redistribución de ingresos y conformación de una inmensa malla social que hoy es orgullo de toda Colombia, y que se ha venido adaptando a las nuevas circunstancias.

Prueba de ello es que las voces de alerta así como las peticiones ante el bajo precio doméstico del grano y la revaluación del peso colombiano fueron oídas, toda vez que el Gobierno colombiano, escuchando la solicitud del gremio, triplicó su ayuda con recursos adicionales que permitirán aumentar el Apoyo al Ingreso del Caficultor (AIC), pasando de 20 mil a 60 mil pesos por carga de café pergamino de 125 kilos hasta el 31 de enero de 2013.

En el Congreso Cafetero también se acordó que el incremento en el AIC se aplicará de manera retroactiva al pasado 24 de octubre, lo cual beneficiará directamente a más de 50 mil productores. Había que tomar medidas y se tomaron. La reducción de la rentabilidad del cultivo producto de un precio menor y la revaluación del peso, así como el precio de los fertilizantes, entre otros a