HomeInicio » Good NewsBuenas Noticias » Objetividad en la Pedagogía sobre los acuerdos en la Habana - Columna Carlos Armando Uribe
Objetividad en la Pedagogía sobre los acuerdos en la Habana - Columna Carlos Armando Uribe

Objetividad en la Pedagogía sobre los acuerdos en la Habana

 

Por Carlos Armando Uribe F. - Director de Asuntos Gremiales

Para leer la columna en PDF por favor de Clic Aquí

Leí con mucho detenimiento el mandato que el Comité Directivo y el Gerente General de la Federación de Cafeteros, nos entregó a través de un comunicado, a todos los empleados de la Organización para realizar un ejercicio en la información y pedagogía entre los Caficultores y la  Institucionalidad cafetera, en relación con los acuerdos alcanzados con las FARC-EP, para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera.

Quienes a veces tenemos la costumbre de expresar nuestras ideas por medio  de la escritura, en variadas ocasiones dejamos para el final el título del artículo. Sin embargo,  para esta temática relacionada con el Plebiscito para avalar o no los acuerdos de la Habana, decidí que lo primero que tenía que  hacer era titular este escrito, así la palabra objetividad, primer nombre de esta columna, era la que debía, desde el principio,   guiarme  al escribir estas líneas, sin ninguna opción de posibles desvíos o interpretaciones personales.

En efecto, el comunicado del Comité Directivo y el Gerente General nos dice que “se acordó promover la participación de los cafeteros en el plebiscito el próximo 2 de octubre” y resaltó que este “ejercicio pedagógico estará enmarcado en los principios de autonomía y respeto como ha sido la tradición del gremio cafetero”.

No es fácil hablar de este tema y de cumplir lo que nos pidieron, sin dejarnos influir   hacia lo que personalmente pensamos, pues nuestra función es contar los resultados de los acuerdos, sin inclinarnos por alguno de los dos lados de la balanza.

Alguien decía que una sociedad está educada, cuando con criterio  las personas toman decisiones. Este pequeño cuento, tal vez nos ayude a entender este concepto: Una mamá despide a su hijo para la escuela entregándole la lonchera la cual contiene un jugo y un delicioso pastel. Pero antes de darle el beso de despedida, le repite la orden que quiere que se cumpla: “hijo, a las 10 am el pastel y a las 12 del día el jugo”. El niño ya montado en el bus decide ingerir los alimentos de la lonchera violando el mandato de su madre, sin embargo lo primero que se encuentra cuando la abre es la orden de su mamá escrita en un pequeño papel: “hijo, a las 10 am el pastel y a las 12 del día el jugo”. El niño cierra entonces la lonchera con algo de rabia.

Luego del recreo en la escuela y cerca de las 10 am, los niños sudorosos regresan a tomarse el jugo, pero el  niño de nuestra historia obedeciendo a su progenitora se come desganadamente  el pastel y así cuando son las 12 los demás niños se comen el pastelillo y nuestro protagonista ya sin sed se bebe el jugo. ¿Cuál es entonces el significado de este corto cuento?: Pues que cada Colombiano tiene en su cabeza una cantidad de “alimentos” o conocimientos  de variados temas:   de comportamientos ciudadanos, de normas, de relaciones, de  convivencia y  de conocimientos académicos entre otros. Por ello decimos que una  sociedad estará educada, cuando los Colombianos con criterio decidan bajar uno de esos “alimentos” y ponerlos en práctica y no como en el caso del cuento, cuando la mamá pronuncie la orden de comerse el pastel a las 10 am o de tomarse el jugo a las 12. Lo que esperamos es que los cafeteros fruto de sus propias decisiones e informados sobre los acuerdos, elijan con discernimiento  apoyar o no dichos acuerdos.

Me parece que esta directriz  es coherente con los principios democráticos que rigen nuestra Organización, pues los cafeteros con libertad y democracia, como en las elecciones cafeteras, decidirán a conciencia su opinión.

La pedagogía siempre se hará en un entorno del pacto por el respeto  y opino  que comocomunicadores de los resultados de los acuerdos, no debemos emitir decisiones personales, ni dejar que esta actividad educativa se polarice.

Este ejercicio es una contribución a elevar el nivel de la cultura política en Colombia, no es un ejercicio de ideología política, la cual consiste en una especie de formulación doctrinaria en la que pocos o muchos militantes o seguidores, abrazan, adoptan o promueven conscientemente una filosofía, no obstante tengan plena libertad para pregonarla.

Luego del plebiscito los colombianos debemos ser absolutamente respetuosos de los resultados de la decisión de un pueblo.  Después del 2 de octubre, al equipo que trabajó en la pedagogía de los acuerdos, nos quedará la inmensa satisfacción, independientemente de los resultados, que los miles de cafeteros que votaron libremente en el plebiscito, lo hicieron con base en una información entregada de forma objetiva, por quienes con entusiasmo trabajamos para ellos.

Share

Únase al boletín

FNC © 2010 - 2014

Términos de uso Gestión de Archivos Directorio Comités Servicios en línea Protección de datos personales