Edición No 16

Ayudas del programa AIC han llegado a más de 50 mil productores

Noviembre de 2012

EMPRESA CAFETERA

Ayudas del programa AIC han llegado a más de 50 mil productores

En un contexto de bajos precios internacionales del café, las ayudas económicas a los cafeteros colombianos con recursos del Gobierno Nacional han empezado a repartirse y los productores han respondido de inmediato. ¿Qué deben hacer los caficultores para recibir este apoyo?


El Apoyo al Ingreso al Caficultor -AIC- consiste en una ayuda, que inicialmente fue de 20 mil pesos por carga (125 kilogramos) de café pergamino seco o su equivalente, y que a partir del pasado 24 de noviembre se elevó a 60 mil pesos por carga, que se hace efectiva cuando el precio de cada carga sea inferior a 650 mil pesos, incluido el valor del apoyo.

“Es una ayuda, un alivio al precio”, reconoce Arbey Jiménez, caficultor de la vereda La Marina, en Trujillo, Valle del Cauca.

El productor, de 55 años de edad, se enteró de las ayudas por medio del comité municipal al cual pertenece y por internet.

Los requisitos básicos para obtener las ayudas, que aparecen en la página de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), www.federaciondecafeteros.org, son: estar registrado en la base de datos del Sistema de Información Cafetera -SICA- y tener una producción esperada para la vigencia del apoyo, es decir, entre el 24 de octubre de 2012 y el 31 de enero de 2013.

“Es importante que los productores se acerquen a los Comités y estén seguros que los datos de su finca estén actualizados en SICA”, recuerda Luis Fernando Botero, director ejecutivo del Comité de Cafeteros de Antioquia. De esta forma la proyección del apoyo que puede recibir cada caficultor está actualizada, y se puede ampliar los beneficios recibidos en muchos casos.

Basta con presentar original y copia de la factura o del documento equivalente a la factura de venta de productos agrícolas, o dos copias de la factura, dentro de la vigencia del apoyo, en la cooperativa de caficultores; en los comités municipal o departamental, o en sucursales y agencias de Almacafé, que también ofrecen información al respecto.
 
El apoyo está sujeto a la verificación de la factura o documento equivalente, y a la disponibilidad de los recursos aportados por el Gobierno nacional, que en un principio asignó un total de 28 mil 800 millones de pesos para apoyar el precio interno del café. Posteriormente, a solicitud de los presidentes de los Comités Departamentales de Cafeteros de todo el país y miembros del Comité Directivo en carta dirigida al Presidente de la República el pasado 9 de noviembre, el aforo presupuestal para este propósito se elevó en 50 mil millones de pesos adicionales.

Este nuevo monto, que equivale a un apoyo de 60 mil pesos por cada carga, se consigna a la Cédula o Tarjeta Cafetera Inteligente dentro de los cinco días hábiles siguientes a la verificación de la factura o documento equivalente.

En caso de no tener Cédula o Tarjeta Cafetera Inteligente,  se consigna en la cuenta bancaria que acredite el productor cinco días hábiles después de la verificación de los documentos. En caso especial de no contar con estas opciones, el apoyo se entregará en la sede principal del Comité Departamental de Cafeteros cinco días después de la verificación de los documentos, condicionado a la disponibilidad de los recursos.

Jiménez reconoce que es sencillo tramitar la ayuda. Como miembro del comité local, ha difundido el programa de apoyo entre sus compañeros caficultores, pero sugiere intensificar la campaña y hacer precisión sobre las condiciones del apoyo, para evitar confusiones, sea por televisión, radio, volantes y las mismas cooperativas. “Todo medio de información es útil”, anota.

Gilberto Cardona, otro caficultor de Trujillo, tiene su propia fórmula para calcular el punto de equilibrio entre sus costos de producción y el precio de venta del café, que por estas fechas anda de capa caída.

Por ello, también reconoce que el apoyo de AIC es un alivio. “Los caficultores necesitamos esta ayuda, porque muchos estamos trabajando a pérdida”, anota el productor, quien complementa sus ingresos con la venta de leche y plátano.

Cardona se enteró de las ayudas en la cooperativa donde vende su café y por medio de una emisora radial de Tuluá. Los pasos del trámite también le parecieron sencillos, pues la misma cooperativa lo orientó.

El caficultor no dudó en recomendar la ayuda a otros productores. “Lo estamos necesitando. No soy la única cabeza con una familia a cuestas y que vive de la caficultura”, anota.

Para la última semana de noviembre más de 50 mil productores de 17 departamentos cafeteros,. Se han registrado y aprobado cerca de 100 mil facturas y abonado recursos a las cedulas cafeteras por cerca de 4.000 millones de pesos. 

Para mayor información consulte aquí las preguntas y respuestas sobre el programa





Lo invitamos a conocer más de nuestra familia cafetera visitando las secciones de PERGAMINO que se encuentran en la parte superior de esta página