Edición 32

Cosechando el valor agregado que hemos sembrado

Mayo de 2014

En esta Edición


Cosechando el valor agregado que hemos sembrado

En momentos en que la producción mundial se ha visto afectada por las sequías en Brasil y el ataque de roya en Centroamérica, Café de Colombia cosecha el fruto de la transformación de su parque productivo y de su constante apuesta por la calidad, la diferenciación, el valor agregado y la defensa de origen.


En los últimos años hemos venido advirtiendo la necesidad de preparar la producción de café a las incertidumbres que generan el cambio y la variabilidad climáticos. Los problemas que enfrentan algunas zonas productoras de café en Brasil y Centroamérica demuestran que teníamos razón.

Es en esta época en la que Café de Colombia recoge el esfuerzo de lo que ha sembrando durante los últimos años. Los precios internacionales han tenido un significativo repunte para beneficio de los productores, que con una producción fortalecida y plantaciones más eficientes pueden incrementar sus ventas y participación de mercado. Y es precisamente en esta época cuando es conveniente llamar la atención sobre el significado de la importancia de la institucionalidad cafetera, sin la cual todo lo que ha pasado no dejaría de ser un sueño pasajero.

El trabajo constante, serio y enfocado de la Federación Nacional de Cafeteros permite enorgullecerse del lugar que el grano colombiano ocupa en el mercado internacional.

La transformación del parque productivo en Colombia, mediante la renovación de cultivos con variedades resistentes a enfermedades como la roya, árboles más jóvenes y mayores densidades, y la constante apuesta por la calidad, la diferenciación, el valor agregado y la protección del origen están mostrando sus bondades en la actual coyuntura de repunte de precios.

Esa transformación de la estructura productiva no sólo ha blindado a Colombia contra la roya, sino que ha permitido elevar la productividad y la producción cafeteras en meses recientes, lo que se traduce en un suministro confiable de café para el mercado. En el primer trimestre de 2014, la producción creció 28% frente al mismo periodo del año anterior.

Y gracias a nuestra estrategia institucional orientada a la calidad, el valor agregado, la diferenciación y la protección del origen, se ha logrado que 64% del grano colombiano exportado por la Federación permita agregar valor a los productores. Las ventas de cafés especiales siguen incrementándose. En 2013 la Federación exportó un total de un millón 155 mil sacos de cafés especiales, una cifra récord, pues es 16.2% superior a la de 2012 y 12.1% al número de sacos exportados en 2011.

Con factores como la caída de la producción de café en Centroamérica por causa de la roya y de las sequías en Brasil, el café colombiano se encuentra en una mejor posición, pues los compradores internacionales están cada vez más interesados en nuestro producto, con significativas ventajas y diferenciales, fruto de un trabajo concertado con la base de productores, que apostaron a un modelo de producción que ofrece un café de gran aceptación en el mundo.

En lo que se refiere a las Denominaciones de Origen de ciertas regiones de Colombia, el trabajo de la Federación para Cauca, Huila, Paisaje Cultural Cafetero, Nariño, Santander y Sierra Nevada también ha generado resultados concretos. Marcas líderes en el mercado como Nespresso, Starbucks y Suntory han lanzado o relanzado cafés regionales colombianos como una nueva apuesta a la diferenciación y al posicionamiento de su portafolio de marcas. Se trata sin duda de la apuesta correcta.

Hasta una próxima edición de Al Grano.

Luis Genaro Muñoz
Gerente General FNC



Lo invitamos a conocer más de nuestra familia cafetera visitando las secciones de AL GRANO que se encuentran en la parte superior de esta página