Edición 32

FNC, líder en educación rural para el desarrollo

Septiembre de 2015

Detrás del Café de Colombia


FNC, líder en educación rural para el desarrollo

El modelo pedagógico Escuela Nueva, diseñado en los años 70 por docentes colombianos y aplicado ampliamente en el sector rural, en particular el cafetero, se ha convertido también en un referente mundial.


El Modelo Escuela Nueva llega aproximadamente a 55.000 niños y jóvenes del sector educativo rural cada año en el departamento de Caldas. Después de su creación en los años 70 en Santander, este modelo pedagógico se extendió rápidamente por Colombia y se convirtió en un referente mundial.

En Caldas en particular, el Comité Departamental de Cafeteros de la FNC adoptó en 1982 ‘Escuela Nueva’ con el objetivo de favorecer el acceso de todos los niños de la zona rural a la educación primaria.

A lo largo de más de tres décadas de éxito en este proyecto, hoy Escuela Nueva cuenta con grandes aliados como la Gobernación de Caldas, el municipio de Manizales, la Central Hidroeléctrica de Caldas (Chec) e Isagen.

En este departamento cafetero todos los niños tienen ‘oferta plena’, es decir, desde preescolar hasta noveno grado de bachillerato está garantizada una institución educativa cercana a su vereda por más apartada que ésta quede del casco urbano.

Así mismo, y gracias a los buenos resultados y trabajo con calidad, este modelo ahora llega hasta la educación superior, ofreciendo a los jóvenes la Universidad en el Campo, que igualmente consiste en tener una institución cercana con acceso a programas técnicos o tecnológicos.

image


Modelo práctico y pertinente
Lo más interesante de este modelo es que la producción de café se involucra en todo el currículo estudiantil, es decir, que matemáticas, ciencias, inglés y sociales, entre otras áreas, trabajan el tema y el compromiso con los niños y jóvenes para que desarrollen un proyecto aplicable en sus fincas, con el fin de tener acompañamiento del docente y del Servicio de Extensión.

Por lo anterior, lo que aprenden en la escuela lo practican en la vida real en sus casas y con el acompañamiento de su familia, involucrando así todo el entorno. La pertinencia y el relevo generacional en el sector rural es otra de las grandes virtudes de este modelo.

El Comité Departamental de Caldas ha acompañado este modelo en gran parte del territorio rural de Colombia y lo ha compartido a más de 10 países como Perú, Chile, Nicaragua,  México, Vietnam y Marruecos, entre otros.

El año pasado el Gobierno de Vietnam estuvo en Colombia para conocer de cerca este proyecto. La Federación Nacional de Cafeteros (FNC), a través del Comité de Cafeteros de Caldas, ha orientado al país del sudeste asiático en la implementación del modelo pedagógico Escuela Nueva.

Lo mismo se hará con Marruecos, con cuyo Gobierno se espera trabajar de la mano para poder llevar a niños y jóvenes de este país esta opción, que los acerca a la educación como deber fundamental de esta población.

Organismos como la Unesco, Unicef y el Banco Mundial han aconsejado a sus países clientes que aprendan de esta experiencia pedagógica. De hecho, el programa de Escuela Nueva de Colombia es ampliamente reconocido como un modelo exitoso de provisión educativa.

El modelo Escuela Nueva es apenas el más visible de los muchos proyectos educativos que han contado con el apoyo de la FNC para formar a nuevas generaciones de productores en el campo colombiano.



Lo invitamos a conocer más de nuestra familia cafetera visitando las secciones de AL GRANO que se encuentran en la parte superior de esta página