Edición 32

Los primeros 50 años de la Federación Nacional de Cafeteros en Asia

Octubre de 2012

Actualidad


Los primeros 50 años de la Federación Nacional de Cafeteros en Asia

Buena parte del crecimiento de la economía mundial en las décadas venideras provendrá de Asia, y particularmente para el mercado de café, que alcanza actualmente según Euromonitor USD 10.000 millones en dicha región.


A inicios de la década de los 60s, líderes idealistas del sector cafetero colombiano decidieron establecer la Representación de la Federación Nacional de Cafeteros para Asia en Tokio. Dicha decisión conllevó en su momento discusiones y cuestionamientos sobre su pertinencia, pues el Japón era un destino muy lejano donde predominaba el té como bebida natural para sus ciudadanos. Afortunadamente el tiempo les dio la razón a esos dirigentes visionarios, pues luego de un trabajo continuo y decidido por más de cinco décadas, el café colombiano tiene un lugar muy destacado en el mercado japonés, que a su vez es el tercer importador mundial del grano.

En sus inicios, la labor de la FNC en Japón se focalizó en generar mayor demanda por el café y fomentar la cultura alrededor del mismo, a medida que dicho país se integraba cada vez más a las corrientes mundiales del comercio y se convertía aceleradamente en una potencia económica. Posteriormente en las décadas de los 70s y 80s se realizaron numerosas actividades de promoción para dar a conocer a la industria japonesa y a los consumidores la calidad del café colombiano, el cual desde esa época se convirtió en un componente esencial del tipo de café preferido en el Japón.


Conscientes de la necesidad de generar el mayor valor para los caficultores colombianos, y aprovechando el hecho que los consumidores japoneses remuneran adecuadamente la calidad de los bienes que consumen, la FNC fomentó desde un principio la venta de cafés diferenciados y especiales, lo que ha generado que en la actualidad el 70 por ciento de las ventas de café a Japón sean con valor agregado, y que en la última década el precio promedio por libra de café colombiano a Japón haya sido en promedio 7 centavos de dólar por encima del promedio de lo pagado por nuestro café en el mundo. Sobresalen también las ventas de productos como cafés instantáneos fabricados en Colombia, cuya primera venta se realizó precisamente a Japón en 1975, o extracto de café colombiano para los procesadores en el Japón.

De igual manera, la generación de valor en Japón ha tenido como estrategia clave la utilización efectiva y la protección de la propiedad intelectual de la institucionalidad cafetera. Por ejemplo, la marca Emerald Mountain, que tuviera sus inicios en las ventas de dicho café por la FNC en la feria mundial de Osaka en 1970, hoy en día no solamente lidera la reputación de los cafés especiales colombianos en el mercado japonés, sino que es utilizada con nuestro café de común acuerdo con Coca Cola Japón en la bebida líder del mercado japonés con ventas anuales de más de 630 millones de latas.

 

FNC también en China

La experiencia exitosa de la FNC en participar desde el inicio en el desarrollo del mercado del café en Japón ha servido de modelo a la labor también adelantada en China, dada la innegable importancia de dicho país como economía emergente. Desde el año 2006 la FNC estableció su oficina de representación en Beijing y actualmente comercializa en este mercado de alto crecimiento además de café verde, productos como café liofilizado con la marca Buendía, y café tostado y molido bajo la marca Juan Valdez. Así mismo, se ha logrado el mayor reconocimiento de la calidad del café colombiano mediante las permanentes campañas de promoción y la participación en eventos en varias ciudades de China.

Para nadie es un secreto que buena parte del crecimiento de la economía mundial en las décadas venideras provendrá de Asia, y particularmente para el mercado de café, que alcanza actualmente según Euromonitor USD 10.000 millones en dicha región, cuyo pronóstico apunta a un crecimiento anual hasta el año 2015 cercano al 5 por ciento.

Por fortuna para los cafeteros de Colombia, no solamente se ha recorrido un largo trecho demostrando que con persistencia y dedicación los productos colombianos pueden conquistar los mercados más exigentes, sino, que se cuentan con bases solidas para continuar logrando en otros países de Asia resultados positivos en beneficio de nuestros productores. Como muchas decisiones de una institución cafetera que curiosamente es a veces más admirada en el exterior, el valor agregado que ha generado la presencia en Asia no solo es un parte positivo de un esfuerzo muchas veces incomprendido, sino, un trampolín para el futuro de los cafeteros de Colombia.

Ver infografía con los hechos más relevantes durante estos 50 años de la FNC en Japón.



Lo invitamos a conocer más de nuestra familia cafetera visitando las secciones de AL GRANO que se encuentran en la parte superior de esta página