Edición 32

Plagas y enfermedades de cafetales colombianos, en los niveles más bajos

Septiembre de 2017

Actualidad


Plagas y enfermedades de cafetales colombianos, en los niveles más bajos

Tras una evaluación en 5.300 lotes de café en todo el país, el Servicio de Extensión de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) determinó que el estado sanitario de las plantaciones de café en Colombia se encuentra en condiciones óptimas, así lo explica Hernando Duque, Gerente Técnico de la FNC, quien destaca que enfermedades como la roya y plagas como la broca están controladas.


Pese al buen momento sanitario de las plantaciones los caficultores deben mantenerse alerta y en constante control.

¿Cuál es el objetivo de las mediciones en campo que hace el Servicio de Extensión?

Como es práctica habitual, el Servicio de Extensión hace al año cuatro sondeos para mirar el estado sanitario de la caficultura país, y con base en los resultados de este ejercicio de campo, realizamos las acciones pertinentes de control y manejo.

Háblenos en primer lugar de la roya del café...
Escuche aquí la entrevista del Gerente técnico Roya del café, está bajo control en Colombia

Si miramos la roya en un estado general país, podemos determinar que no tenemos problemas. En Colombia tenemos el 76% del área sembrada en variedades resistentes a esta enfermedad y los niveles son muy bajos. El ataque de la roya a cafetales resistentes es bajo, lo que confirma que las variedades producidas por Cenicafé: Colombia, Tabi y Castillo®, mantienen la resistencia a la roya, mientras que la diferencia se hace relevante en las variedades susceptibles a la enfermedad, en las cuales los niveles de infección son de entre 15% y 20%.

image

¿Cuál es la dinámica de la roya en lotes sembrados con variedades susceptibles?

El país tiene hoy 24% del área sembrada en café con variedades susceptibles a la roya. Es precisamente en éstas que se nota el efecto de esta enfermedad.
 
La medición indicó que el ataque de roya en lotes susceptibles está así: Caldas 16.8%; Caquetá 18.1%; Cauca 28,5%; Huila 24,5%; Guajira 14,55%; Nariño 24.9%; Norte de Santander 15.1%; Quindío 13%; Tolima 12.4%, y Valle del Cauca 13,7%.
 
En cuanto a la edad de los cafetales a nivel país, en lotes de 2 a 5 años el promedio de roya en variedades resistentes está en apenas 1.77%; y en variedades susceptibles, en 18.5%. Aquí ya vemos una gran diferencia. Para lotes de entre 5 y 7 años en resistentes, la roya está en 1.87%, y en susceptibles en 19.14%. Es decir, a mayor edad, la afectación también aumenta.
 
La diferencia es dramática entre resistentes, en las que el ataque no pasa del 2%, y susceptibles, que las que pasa del 18% y se acerca al 20%.

Ante esta realidad ¿qué deben hacer los caficultores?

La roya es una amenaza permanente y se debe controlar cuando no se ve. Una vez que la enfermedad es evidente en el cafetal, ya es en un problema complejo de administrar. Entonces los caficultores deben seguir adelante con los controles para evitar su dispersión. Nuestra recomendación técnica se mantiene en motivar al cafetero a que renueve con variedades resistentes a esta enfermedad y así evite el costo permanente que requiere su control.

¿Qué resultados arrojó la medición sobre la broca del café?

Escuche aquí la entrevista del Gerente técnico: En Colombia la broca del café se encuentra en niveles mínimos

image

Se encuentra en niveles por debajo de 3% en todos los departamentos, excepto en Caquetá donde alcanza el 3,8% de infestación. Estos resultados de campo, basados en la medición de 5.300 lotes, se confirman con la evaluación que reporta Almacafé con el café que ingresa a sus bodegas, el cual se está por debajo del 1%.
 
Sin embargo no podemos descuidarnos ante estos buenos resultados sanitarios. Inicia la cosecha principal y es posible que los primeros pases estén afectados con broca, por lo tanto hay que estar pendiente de la dinámica de la plaga.

¿Influye la edad de los cafetales en el ataque de la broca?

Sí. Este punto también es determinante, pues en árboles viejos el control se hace más complejo por el tamaño. Para lotes de 2 a 5 años el nivel se encuentra en 1.39%. En lotes de 5 a 7 años en 1,7%. Es normal que en lotes más adultos, más viejos, más entreverados, la broca tenga niveles superiores, siendo estos todavía mínimos, pues están por debajo del 2%.
 
¿Qué otras plagas y enfermedades son medidas en este trabajo de campo?

También evaluamos una plaga como la arañita roja, la cual tampoco es un problema pues a nivel país la tenemos en menos del 3%. El minador de la hoja se encuentra en el 1%. Enfermedades como el mal rosado se mantienen por debajo del 2%.

Hacia finales del año anterior se presentó un resurgimiento de la gotera del café. ¿Qué porcentajes arrojó la actual medición?

Esta enfermedad ha resurgido en los dos últimos años y está presentando problemas en departamentos como Boyacá, Caquetá, Casanare y Meta, con niveles de más del 10%. La gotera es un problema complejo de manejar y estas zonas nos están marcando una recurrencia con la presencia de la enfermedad.

¿Qué otro aspecto midieron en campo los extensionistas?

En general los departamentos cafeteros muestran 70% o más de árboles sin síntomas de deficiencia. Sin embargo en Caquetá, Cauca, Cundinamarca, Meta y Quindío se observó que entre 40% y 50% de árboles tienen deficiencia. En estos casos tenemos que determinar si hay alguna demora en la fertilización, si se han presentado problemas en la acidez del suelo; todo esto para que el caficultor proceda a corregir los síntomas que detectamos y que generan deficiencias nutricionales.

¿Qué factores han permitido estos buenos resultados sanitarios en la caficultura del país?

Son varios. En broca, por ejemplo, influyen las buenas recolecciones. Además no hemos tenido periodos secos largos ni hemos visto frutos en el plato de los árboles. Pienso que hemos avanzado mucho en la cultura del manejo de esta plaga.
 
Arañita y minador son dos plagas muy relacionadas con el clima. El manejo integrado de arvenses es un gran contribuyente a que el minador de la hoja no se desarrolle. Nos preocupa la gotera en Boyacá, Caquetá, Casanare y Meta, donde ya estamos trabajando con los caficultores y el Servicio de Extensión.

¿Cómo ha influido la campaña ‘Más Agronomía, Más Productividad’?

Con esta campaña hemos buscado que el caficultor entienda que las decisiones agronómicas que tome para el manejo del cultivo son muy importantes. Con frecuencia nos preguntan cuándo llega la variedad productiva y la respuesta es: ya están ahí. Lo que se debe hacer es manejar bien las plantaciones e indudablemente su administración conduce a un mejor estado sanitario, como el que estamos viendo hoy.
 
Seguiremos hablando de “Más agronomía, más productividad” porque este camino nos lleva por la ruta correcta hacia cultivos en buen estado, con sistemas de producción sólidos y productividades superiores. Pensemos que la caficultura no es de una cosecha o un año, es un cultivo inter temporal: mucho de lo que hagamos hoy, el cultivo lo devuelve el próximo año o el siguiente, por eso nunca se puede bajar la guardia. Cuando un cultivo pierde el curso de acción es muy complicado recuperarlo. El café requiere trabajarlo todos los días, pensando en que más adelante retribuye el esfuerzo del productor.

 

image



Lo invitamos a conocer más de nuestra familia cafetera visitando las secciones de AL GRANO que se encuentran en la parte superior de esta página