HomeInicio » Good NewsBuenas Noticias » Diez razones para consumir el café de Colombia
Diez razones para consumir el café de Colombia

Diez razones para consumir el café de Colombia

Por: Carlos Armando Uribe F

Director de Asuntos Gremiales

Las razones son muchas más. Solo que quiero compartir las que, a mí, a través de los años, me invitan a consumir café colombiano. Aprendí hace mucho que la calidad de nuestro café se debe, entre otros, a cuatro factores fundamentales: Su origen genético -Coffea arabica-, de Etiopía y con un sabor suave, aromático y único, a la oferta ambiental (seguramente el Creador impartió su bendición para Colombia y observando los suelos, la precipitación, la radiación solar, la temperatura y la humedad atmosférica, sentenció: “Colombia cafetera para siempre”). Al tipo de beneficio húmedo, empezando por la recolección de la cereza madura, el despulpado, la fermentación, el lavado y el secado, y al compromiso incuestionable del caficultor colombiano y de la institucionalidad cafetera.

¿Pero qué razones me llevan a consumir Café de Colombia?

1.     El café como estimulante. Me parece prodigiosa una bebida natural que me incite a obrar, a trabajar, a pensar, a hacer. Que me excite a actuar, a deshacerme del desaliento en las mañanas, a buscar estímulos en las tardes y en las noches y que me estimule la memoria, la atención y la concentración. Por eso me gusta el café, porque me disminuye la apatía y cualquier intento de depresión. Este efecto estimulante proviene de la cafeína, alcaloide descubierto en 1819 por Runge, el cual estimula el estado de vigilia y la resistencia al cansancio.

2.     El café para conversar. No creo en beber una taza de café solitario y silencioso. Necesito alrededor más personas, más temáticas, más argumentos. Allí en la tienda, en el comedor, en el café de la esquina, en la cama y junto a un café la conversación es más fluida, sin espacios, más libre y más creativa. La invitación a un café es una expresión tácita a conversar, a explorar una de las cualidades que nos caracterizan a los colombianos y a entender que el conversar de los productores parece que se transmitiera a través del grano a los consumidores que tomamos la bebida.

3.     La diversidad de preparaciones y perfiles. Por la mañana un tinto, más tarde un capuchino, luego un granizado y en la tarde un nevado. Pero el café me gusta si el aroma es pronunciado, si la acidez es media alta, si el cuerpo es medio, si la impresión global es muy limpia y si las notas son de dulce acaramelado. Podría cambiar de gusto en el aroma, el cuerpo y la acidez. Por eso me gusta el café de Colombia, porque hay para todos los paladares y en el mundo es una industria innovadora, cafés instantáneos con empaques personalizados y mensajes inspiradores, bebida de café con cannabis, cápsulas reutilizables, envío de microlotes por correo, pedidos personalizados en línea y nuevos sabores y presentaciones.

4.     Mejora el estado de ánimo. Un experimento realizado en Norteamérica ha revelado que una hora y media después de haber tomado dos cafés el nivel de endorfina -morfina natural producida en forma espontánea por el cuerpo humano y capaz de mejorar el estado de ánimo- aumenta sensiblemente. Por eso la cafeína tiene efectos estimulantes sobre el buen humor y la producción de endorfina, por eso me gusta el café de Colombia.

5.     La revolución silenciosa del consumo de café de alta calidad: El Gerente General, Roberto Vélez, lo ha dicho. “He podido evidenciar en mis permanentes viajes por los rincones cafeteros de Colombia innumerables iniciativas de los propios caficultores, de producir, tostar, empacar y vender en sus regiones un café de altísima calidad. Lo anterior me permite confirmar que en Colombia estamos tomando más y mejor café”. El encontrar hoy cafés de alta calidad en muchos sitios de Colombia es la mejor tentación para caer en ella. Pero si demás encontramos el logo de café de Colombia en el empaque del café que consumimos, con certeza la calidad está asegurada.

6.     El café y la salud. En Harvard se encontró que un consumo diario de tres a cuatro tazas de café redujo de dos a tres veces el riesgo de contraer la enfermedad de Parkinson. El centro italiano de salud encontró que los bebedores de café eran menos propensos al asma que los no bebedores. Una taza diaria de café redujo la posibilidad de asma en un 5%, dos tazas en un 13% y tres tazas en un 18%. Por eso me gusta el café, porque reduce el riesgo de cáncer de hígado en un 40%, por la presencia de antioxidantes, porque la cafeína potencializa la acción analgésica de ciertos medicamentos y porque la ciencia continúa demostrando los efectos positivos del café. Se me olvidaba, los jóvenes que consumen café son menos propensos al consumo de drogas por el efecto neuroprotector que posee la bebida, lo que hace menos probable que un joven se vuelva adicto.

7.     Las opiniones autorizadas y legendarias. Poco a poco, la historia, las leyendas y las declaraciones de ilustres personajes me han afianzado el deleite por una bebida como el café. Frente a la controversia de si era lícito para los Papas el consumo de una bebida propia de los mahometanos, el Papa Clemente VIII emitió su fallo diciendo: “Esta bebida de Satanás es tan deliciosa que sería una lástima dejar a los infieles la exclusividad de su uso. Vamos a chasquear a Satanás bautizándola y así haremos de ella una bebida auténticamente cristiana”. Y chasquear es burlarse. Y Monsieur de Talleyrand, quien dijo que su vida había empezado después de una taza de café, expresó: “Es negro como el diablo, caliente como el infierno, puro como un ángel y dulce como el amor”.

8.     Homenaje al caficultor colombiano. ¿Qué hay detrás de una taza de café? Son 540.000 caficultores y caficultoras que con tesón producen uno de los mejores cafés del mundo. Ellos y ellas deben sentir el apoyo de un país que con gratitud les reconoce cómo el café ha dado estabilidad socioeconómica a Colombia y renombre a nuestro país en el exterior. Aquí los caficultores, los Juan Valdez, simbolizan la transparencia, la calidad, el trabajo en equipo y la participación de unos productores agremiados en una Federación con más de 92 años de servicio para su bienestar. Siempre que consumamos café colombiano hay que rememorar y agradecer a nuestros productores.

9.     Contribución a elevar el consumo interno. Por esta razón también consumo café nuestro. El consumo per cápita de algunos países como Finlandia es de 12 kilogramos de café verde por año, Noruega 10 kilogramos, Suecia 8.4, y el de países productores como Brasil es de 5.6 kilogramos de café verde por año, el de Costa Rica 4.8, el de Nicaragua 2 y el de Colombia figura con 1.8 kilogramos. Seguramente es más alto, pero no hay duda, deberíamos ser los primeros consumidores de nuestro propio producto y en oficinas públicas y privadas el consumo de café de alta calidad debería ser una constante.

10. Porque soy colombiano. No me importa el calificativo de romántico, tampoco pregono la patriotería, pero tengo derecho a emocionarme cuando veo lo que simboliza Juan Valdez en el mundo, cuando expreso que si queremos ver el país que soñamos visite una vereda cafetera, cuando el valor agregado crece, cuando un caficultor pequeño dice con orgullo “quiero a mi Federación” y cuando al beber una taza de café siento no solo lo afortunado de beber uno de excelente calidad, sino el orgullo de ser colombiano. Brindo siempre por ello. Y brindo finalmente por que la calidad sea nuestra única fuente de competir.

 

Share

Únase al boletín
Código Ética y Buen Gobierno Términos de uso Gestión de Archivos Directorio Comités Servicios en línea Protección de datos personales