HomeInicio » Good NewsBuenas Noticias » Soñar, Crear y Creer - Columna Carlos Armando Uribe
Soñar, Crear y Creer - Columna Carlos Armando Uribe

Soñar, Crear y Creer

Por Carlos Armando Uribe F. - Director de Asuntos Gremiales

Cuando uno visita el Municipio de San Carlos en el Oriente Antioqueño,  cualquier Sancarlitano termina  siempre invitándolo al parque principal para que observe lo que ellos de manera unida han construido: el Jardín de la Memoria, un ejercicio de reparación simbólica para que la paz y la vida florezcan.  Allí hay 500 pétalos de diferentes colores  con el nombre de 500 familias, cada una de las cuales ha tenido por lo menos una persona fallecida por el conflicto armado, iniciado en esta región en el año de 1986.

Siempre he asociado la palabra pétalo en la mayoría de las veces, con una especie de hoja transformada pero llamativa, coloreada y alegre. Sin embargo, escribir  el nombre  de un familiar muerto en un pétalo con una tonalidad fuerte, tiene un significado muy profundo: el de estar unidos en el dolor para salir adelante.  

Las vivencias y las cifras de una región inmensamente rica en donde confluyeron todos los actores de un conflicto son impresionantes: 33 masacres, 156 desapariciones forzadas y 78 personas víctimas de las minas antipersonal. El Municipio tuvo 24.000 habitantes, se fueron 20.000 y hoy San Carlos cuenta con 22.000 pobladores. “Que tu corazón recuerde con el menor dolor, y el mayor compromiso posible” es una frase que encabeza el Jardín de la Memoria y cuyo pensamiento termina en   “Unidos retornando al San Carlos que queremos”.

La violencia también se vivió en la zona cafetera de San Carlos. Las cifras impresionan. De 1800 familias cafeteras solo quedaron 200 y hoy afortunadamente han retornado 950. Tuvo el Municipio más de 1.500 hectáreas en café, el conflicto bajó la cifra a 400.  Hoy 800 hectáreas de café tienen una edad promedio de 5.6 años, un 92% de tecnificación, un 86% de variedades resistentes a la roya con una productividad de 18 sacos de café verde por hectárea y  una calidad reconocida por todos.  Un trabajo, sin duda meritorio del  Comité Departamental de Cafeteros de Antioquia.  Los Cafeteros siempre lo manifiestan: “La Federación ha estado, está y estará con nosotros”.

De las 78 veredas del Municipio, 52 veredas son cafeteras y entre ellas  Santa Rita ha sido una de las más afectadas por la violencia. Todas las familias se fueron, hoy luego de varios   años  27 han retornado llenas de optimismo y de esperanza en el café.

José Norbey Giraldo, es un joven cafetero   que el 19 de mayo de 2005  perdió la  pierna derecha por una mina antipersonal en un camino cafetero, “pero no perdí las ganas de seguir trabajando” expresa .Hace tres años retornó a la vereda Santa Rita y manifiesta que en relación con la prótesis,  “es muy difícil adaptarse a algo que no es de su cuerpo, pero hay que acostumbrarnos a todo”. Hoy “estamos saliendo adelante con el cafecito” y terminó diciéndonos de manera cálida y sincera con su acento Antioqueño,  “Bienvenidos y siéntanse como en su Casa”.

La Fundación ANDI y el Programa Alianzas para la Reconciliación de USAID, operado por ACDI-VOCA han impulsado la iniciativa Vamos Colombia, la cual busca promover y visibilizar acciones concretas de construcción de paz desde el sector privado y con las comunidades  en diferentes regiones del país. Este evento se hará en 2017  en 6 regiones en el país afectadas por el conflicto. Después del Cañón de las Hermosas en Chaparral Tolima y del Municipio de Quibdó, el turno fue para San Carlos y específicamente en la vereda Santa Rita.

Allí se construyó, con la ayuda de expertos, la comunidad cafetera que ha retornado, soldados del Ejército Nacional , reinsertados y 100 voluntarios de la Empresa Privada que no habían conocido las vivencias de un conflicto, un salón de reuniones con materiales reciclados, como llantas y maderas,  el cual años atrás había sido volado por la guerrilla. Hoy ese sitio está reconstruido y tiene la simbología de la participación, de entender que somos diferentes y que los conflictos o diferencias se arreglan hablando y no echando bala. Los voluntarios entre los cuales había empleados  de la Federación y de Procafecol, regresan a sus trabajos a compartir la experiencia con sus compañeros para que una vez entendamos cual es nuestro país, podamos proponer soluciones entre todos.

El evento tiene su continuidad. Así entre el Comité de Cafeteros de Antioquia, ACDI/VOCA y la comunidad se aprobó un proyecto en San Carlos para empoderar 120 mujeres y jóvenes  rurales de las zonas cafeteras, para el fortalecimiento productivo en café, el aumento de su nivel de participación e incidencia en el desarrollo y la apropiación de su rol de constructores de paz, memoria y reconciliación. El proyecto tiene un monto de $860 millones de pesos con aportes de todos. 

Esta  admirable  comunidad Sancarlitana está unida por el dolor para salir adelante. Una cosa es vivir esta experiencia en el sitio y con las comunidades cafeteras y de la región   y otra muy diferente verla desde Bogotá. Qué satisfactorio es atender el llamado del dr Roberto Vélez Gerente General de la Federación,   para que realizáramos junto a Clemencia Hernández Asesora de la Gerencia y el Comité de Antioquia la visita y tener la oportunidad de sentir lo que vivimos, además de expresarle a la comunidad cafetera  en su nombre el siempre acompañamiento de la Federación.

Bien pude bautizar esta columna con tres palabras: Desanimar, destruir y dudar, pero el encontrarse con una comunidad como la de San Carlos y con unos cafeteros como los de Santa Rita, no obstante lo sucedido, uno empieza  a ver el vaso medio lleno, pues vimos en ellos a personas que volvieron a soñar, que volvieron a crear y que volvieron a creer. 

Share

Únase al boletín
Código Ética y Buen Gobierno Términos de uso Gestión de Archivos Directorio Comités Servicios en línea Protección de datos personales