InicioHome » Nuestro Café » El Café de Colombia
El Café de Colombia

Nuestra Oferta Ambiental

Colombia está ubicada muy cerca de la línea ecuatorial, lo cual le garantiza una alta luminosidad a lo largo del año. La cordillera de los Andes, que se divide y cruza el país de sur a norte,  separa la Amazonía de las costas colombianas sobre los océanos Pacífico y Atlántico. Las montañas y el impacto de los océanos y la Amazonía crean además condiciones climáticas y regímenes de lluvia excepcionales, que le permiten al país cosechar café durante todos los meses del año. En algunas regiones del país se cosecha hasta 50 semanas al año. Es así como Colombia es el único país que puede ofrecer café fresco al mercado permanentemente. 

El origen volcánico de nuestros suelos y las altas alturas en las que se produce café en Colombia, que se derivan de su cercanía con la línea ecuatorial, le confieren atributos adicionales al café colombiano con atributos balanceados. El café colombiano es suave, de taza limpia, con acidez y cuerpo medio/alto, y aroma pronunciado y completo.

Nuestro Compromiso Humano

La calidad del café colombiano no sólo se deriva de las condiciones ambientales existentes en nuestro país; también surge del compromiso y dedicación de nuestros cafeteros y de sus organizaciones.

El café colombiano es cuidadosamente seleccionado por los productores desde el momento en que se escoge una variedad de café arábico y se siembra en su finca. Para poder hacer la selección adecuada, los cafeteros colombianos cuentan con la investigación científica de Cenicafé y el apoyo del Servicio de Extensión de sus Comités Departamentales de Cafeteros. Gracias a este apoyo se llevan a los pequeños productores las mejores técnicas para tener cultivos sanos y productivos.

Cuando llega el momento de la cosecha, los productores recolectan solamente los granos maduros. Aunque esto conlleva un esfuerzo adicional en la difícil topografía y pendientes de los Andes colombianos, los productores colombianos saben que mezclar granos maduros con aquellos en diferentes estados de desarrollo genera problemas significativos a la calidad del café. Los pequeños productores realizan procesos de poscosecha (conocidos localmente como beneficio) en sus parcelas, donde se realizan procesos de selección adicionales, eliminando los granos defectuosos. En estos procesos se despulpa, se lava y se seca el café de acuerdo con los estándares asociados con el Café de Colombia. Posteriormente el café se trilla y se selecciona nuevamente para obtener el café verde, materia prima base para la tostión de café. Cuando el café se va a exportar, se analiza y se cata nuevamente, antes de permitir su comercialización en los mercados internacionales.

Si quiere conocer más detalles de los procesos de producción y del Café de Colombia, haga clic aquí.

Todos estos procesos y compromiso con la calidad serían imposibles de ejecutar si  no existieran las herramientas institucionales para garantizar que se cumplen adecuadamente. Ese es Nuestro Compromiso Colectivo.

Share

Únase al boletín
Código Ética y Buen Gobierno Términos de uso Gestión de Archivos Directorio Comités Servicios en línea Protección de datos personales