Edición No 36

Cómo optimizar el intercambio de imágenes

Marzo de 2016

Sabía usted que...

Cómo optimizar el intercambio de imágenes

Algunos formatos de archivo son muy pesados y por tanto toma más tiempo compartirlos. Te mostramos algunas recomendaciones para reducir el peso de esos archivos sin que pierdan resolución.

Foto: Tomada de www.uc3m.es


De los muchos formatos de archivo en que se puede guardar una imagen (JPG, PNG, TIF, GIF, BMP), hay algunos más pesados que otros, lo que a la postre agiliza o hace más lento su intercambio (cargar/descargar).

Pero hay herramientas de escritorio o en Internet que nos ayudan a reducir el peso de estos archivos al tiempo que mantenemos una resolución aceptable.

En aplicaciones de escritorio, una muy sencilla y fácil de usar es la que viene por defecto en el sistema operativo de Windows: Microsoft Office Picture Manager. Está en la carpeta de Microsoft Office del menú de Inicio.

Al abrir la aplicación, el comando “Agregar acceso directo a imagen…” nos permite seleccionar la carpeta de trabajo, es decir, donde están las imágenes que vamos a editar. Puede ser el Escritorio mismo.

Tomemos por ejemplo una imagen en formato de mapa de bits (*.bmp) que pese entre uno y dos megas. Tras seleccionarla, en el panel del lado derecho seleccionamos Exportar.

Para conservar el archivo original como respaldo (aunque luego ya lo podríamos borrar), definimos un nuevo nombre, seleccionamos el formato destino (en este caso JPG, que es muy óptimo) y damos clic en el botón Aceptar. Esta simple acción reducirá el peso del archivo a entre 10% y 15% de su tamaño original sin alterar la resolución de la imagen.

Si ya tenemos un archivo en formato JPG, pero muy pesado, también le podemos reducir el peso exportándolo, pero en Opciones de JPEG… reducimos el porcentaje de compresión (dejarlo a entre 20% o 30% puede ser suficiente). Las necesidades del usuario final determinarán qué tanto podemos reducir la resolución de la imagen (no siempre son necesarias imágenes de muy alta resolución).

En caso de que la herramienta de escritorio no esté disponible, en Internet también hay “convertidores” de imágenes en línea, cuyo procedimiento es muy similar al arriba descrito.

Optimizar el tamaño de las imágenes no sólo facilitará su intercambio, sino que permite economizar recursos de almacenamiento (disco duro, servidores, etc…) y al subirlas a páginas de Internet, éstas también cargarán más rápido.

Aprovechar los recursos que la tecnología ha puesto a nuestro alcance nos ayuda a optimizar nuestras labores cotidianas.

optimizacion


Lo invitamos a conocer más de nuestra familia cafetera visitando las secciones de CONTACTO que se encuentran en la parte superior de esta página