Edición No 36

Minicurso de lectura rápida

Noviembre de 2016

Sabía usted que...

Minicurso de lectura rápida

Existen técnicas que, con la práctica, resultan muy útiles para leer y procesar información a gran velocidad. Leer con el circuito directo ojos-cerebro y por bloques de palabras son apenas dos de ellas.


Que vivimos en la era de la información, lo sabemos desde hace tiempo. Y tener que leer tanta información en poco tiempo, sea académica o laboral, a veces nos abruma.

Pero existen técnicas muy útiles para leer y procesar información a muy buen ritmo que en esta edición de Contacto compartimos con ustedes, a manera de minicurso de lectura rápida.

Empecemos por decir que la velocidad de procesamiento de nuestro cerebro es impresionante. Y simplemente tenemos que saber cómo aprovecharla mejor al leer.

El primer paso es aprender a “leer con los ojos” (aunque parezca redundante), pues muchos de nosotros nos hemos acostumbrado a leer con la boca, es decir, pronunciamos lo que leemos para oír cómo suena, pero este circuito más largo hará más lenta nuestra lectura. Esquemáticamente, el recorrido que hace nuestra lectura con esta práctica poco recomendable es ojos-boca-oído-cerebro.

Todos hemos escuchado que la línea más corta es la línea recta, y en la lectura rápida no hay nada más cierto. Si aprendemos a leer sólo con el circuito ojos-cerebro podremos asimilar el texto de forma más directa y a gran velocidad.

En esta vía exprés reside buena parte del secreto para leer más rápido.

El segundo paso consiste en aprender a ampliar nuestro campo de visión para no leer únicamente palabra por palabra, sino empezar a hacerlo por bloques de palabras. Hagamos la prueba con la siguiente oración:

El café es una bebida de creciente sofisticación.

Lo común es que hayamos aprendido a leer este texto como un simple encadenamiento de palabras:

El + café + es + una + bebida + de + creciente + sofisticación.

Pero haciendo un pequeño esfuerzo, podemos hacerlo por bloques de palabras:

El café + es una bebida + de creciente + sofisticación.

Hagamos el ejercicio, y veremos que incluso podemos hacerlo perfectamente con frases más largas sin perder el hilo de la oración:

El café es una bebida + de creciente sofisticación.

Y aún más:

El café es una bebida de creciente sofisticación.

Basta sólo un poco de práctica para lograrlo. Hay quienes incluso pueden llegar a leer líneas o párrafos completos en una sola ojeada, pero por ahora basten estos dos primeros pasos para avanzar hacia una lectura más rápida.

Esto nos ayudará a procesar más rápido correos electrónicos que nunca paran de llegar o textos laborales o académicos muy largos, dejándonos más tiempo libre para convivir con los nuestros o para nuestra propia recreación, lo que incluye el disfrute de la poesía, que puede, por supuesto, ser leída en voz alta y de manera más pausada.

image


Lo invitamos a conocer más de nuestra familia cafetera visitando las secciones de CONTACTO que se encuentran en la parte superior de esta página