Edición No 36

Conozca a los productores de la subasta Taza de la Excelencia 2015

Abril de 2015

Sabía usted que...

Conozca a los productores de la subasta  Taza de la Excelencia 2015

En la pasada subasta internacional Taza de la Excelencia 2015, los 31 productores clasificados vendieron su café a un promedio de US$5,65 por libra, cuatro veces el precio internacional de US$1,41 de ese día (23 de abril), lo que se traducirá en mejores ingresos para ellos y sus familias. Presentamos las historias de vida de algunos de estos participantes, contadas por ellos mismos.


La competencia Taza de la Excelencia, que estimula la producción de cafés de la más alta calidad en Colombia y ayuda a visibilizarlos ante compradores internacionales, es organizada por la Federación de Cafeteros, como parte de su estrategia de diferenciación, valor agregado y posicionamiento, y The Alliance for Coffee Excellence, organización internacional que diseña y aplica las reglas y estándares del certamen.

Los 31 productores que participaron el pasado 23 de abril en la subasta internacional vendieron su café a un promedio de US$5,65 por libra ante 24 clientes de nueve países como Japón, Corea del Sur, Australia, Alemania y Colombia.

Astrid Medina, ganadora de la competencia Taza de la Excelencia 2015 con un café de exóticas notas dulces y afrutadas, una brillante acidez y cuerpo medio y cremoso, y una calificación de 90,2 puntos, logró un precio de US$14,50 por cada libra de su café (10 veces el precio de mercado vigente ese día), adquirido por las firmas Banexport, Café 18 y Café Palo Alto, de Colombia.

El valor total de la subasta rebasó los US$461 mil, lo que se traducirá en mejores ingresos para los productores y sus familias en forma de reliquidaciones. Algunos de los principales participantes son:

Gilberto Rojas, 2do lugar, finca La Florida, Acevedo, Huila (US$10/libra)
Nací en Acevedo, Huila. Toda mi vida ha transcurrido en la finca La Florida, vereda La Marimba de mi hermoso municipio, la cual pertenecía a mis padres. Gracias a los sabios consejos de mis viejos empecé a trabajar desde muy joven, aprendiendo a tener mis propias cosas. Así adquirí mi primer lote de tierra, por compra a mi padre; poco a poco fui comprándole hasta completar ocho hectáreas. Mi familia ha sido el motor para mejorar día tras días e ir cumpliendo mi sueño, que ha sido tener una finca tecnificada y certificada para producir café de alta calidad, siempre protegiendo el medio ambiente.

He participado en concursos Taza de la Excelencia porque quiero ser un caficultor reconocido por producir café de alta calidad. Participé también en 2005, 2007 y 2012. He estado en la tarea de mejorar constantemente, siendo estricto y minucioso en los procesos de recolección, beneficio y secado, hasta llegar a ocupar el segundo lugar en el pasado concurso. Tengo una finca certificada con cinco sellos, altamente productiva con café de calidad. Quiero seguir mejorando para tener una finca con identidad propia, reconocida a nivel nacional y mundial. Además quiero servir de ejemplo en mi comunidad, para que el municipio y nuestro departamento sigan siendo reconocidos por producir café especial.

image
Gilberto Rojas Mosquera


Raúl Durán, 3er lugar, finca El Porvenir, Planadas, Tolima (US$7.60/lb)
Además de ser caficultor y haber pertenecido como extensionista a la Federación Nacional de Cafeteros, es un líder gremial que hace parte del Comité Municipal de Cafeteros de Planadas, desde donde trabaja por el bienestar de los cultivadores de su región. De sus 68 años de edad, 42 los ha dedicado al café y siempre se ha esmerado por producir un café de alta calidad. En 2006 también participó en Taza de la Excelencia y se ubicó en el puesto 24.

Nacido en Villarrica (Tolima), procede de una familia numerosa y es padre de cuatro hijos, a quienes se ha preocupado por inculcarles el amor hacia el café. Pocos minutos después de que se anunciara que él ocupó el tercer puesto en la Taza de la Excelencia 2015, su nuera, Astrid Medina, la esposa de su hijo mayor, también llamado Raúl, celebraba el triunfo por su primer lugar en la competencia.

Para don Raúl, eventos como Taza de la Excelencia y triunfos como los obtenidos por él y Astrid “sirven de ejemplo a los caficultores de Colombia para aceptar y aplicar las recomendaciones de los extensionistas de la Federación para así producir café alta calidad”.

Rafael A. Valenzuela, 4to lugar, finca El Placer, Cajamarca, Tolima (US$6.70/lb)
Aunque Rafael Alberto está dedicado al cultivo del café desde hace poco, su finca sí tiene experiencia en Taza de la Excelencia. En 2011, cuando su propietario era Neftalí Castro, el café de esta finca ocupó el tercer lugar en la competencia. Rafael es un ingeniero agrícola convencido de que el éxito en este tipo de concursos no es producto de la suerte, sino del conocimiento, la dedicación y el trabajo serio de un cafetero innovador.

Además reconoce que los importantes resultados obtenidos por otros productores han motivado a que los vecinos investiguen y se interesen cada vez más por lo que representa cosechar un café de alta calidad y tener la oportunidad de inscribirse a concursos. “Taza de la Excelencia es una gran oportunidad para mostrar al mundo entero el gran trabajo que los caficultores colombianos estamos haciendo”, asegura.

Óscar Ortiz, lugar 28, finca El Silencio, Toledo, Santander ($4.61/lb)
Soy oriundo del municipio de Toledo, desde el vientre de mi madre ya me rodeaba de cafetales, pues mis padres desde niños fueron caficultores y por ende me enseñaron desde los primeros años todo lo relacionado con la siembra del café. Mi finca El Silencio está ubicada en la vereda Sabanalarga, en el municipio de Toledo. Soy muy feliz en esas tierras, porque ahí nací hace 58 años y ahora soy el propietario, gracias a que mis padres me la dieron en herencia hace 35 años.

Mi familia es mi vida y gran apoyo en esta empresa cafetera El Silencio, la cual nos ha dado muy buenas producciones de café y grandes alegrías, porque es en torno al cultivo del grano que mi familia se ha fortalecido y ha mantenido unida. Ser caficultor no es solo un trabajo para mí, es todo lo que soy, y quiero seguir sembrando café el resto de mi vida, cuidando con amor mis tierras y la naturaleza, para que el café que produzco sea el mejor de Colombia y del mundo entero.

 

image
Óscar Ortiz


Joaquín Ordóñez, lugar 29, finca Buenavista, Pitalito, Huila (US$4.61/lb)

Compré mi finca en 1975 a mi abuelo, el caficultor Santos Buitrón. Cuando la compré, la finca tenía cultivo de café. Con los años se han realizado renovaciones por siembra y zoca, orientados por los técnicos de la FNC, proyectando la finca hacia una producción tecnificada y responsable.

Para obtener un excelente producto fertilizo mis cafetales dos veces al año, en febrero y octubre. La floración principal ocurre en enero, febrero y marzo. La maduración se produce a las 32 semanas, en septiembre. Las lluvias fuertes se presentan principalmente en mayo; cuando hay demasiado invierno tumba el café verde, y la broca y la roya perjudican el café. Sólo recolectamos granos maduros en el día y en la tarde hacemos el beneficio. Utilizamos el método tradicional del tanque con agua para seleccionar semillas. La fermentación dura de 18 a 20 horas. Secamos en clásicas marquesinas. Mi familia y mis trabajadores son mi equipo favorito, ellos hacen siempre su trabajo bien. En 2013 mi hijo José Joaquín Ordóñez, también caficultor, se convirtió en el Campeón Nacional Catador, en el marco de la Feria de Cafés Especiales (ExpoEspeciales). 

image
Joaquín Ordóñez Buitrón (izq.)


Antonio María Castro, lugar 30, finca Caracol, Pitalito, Huila (US$4.20/lb)
Nací el 15 de diciembre de 1952 en Pitalito, Huila, siendo el menor de 11 hermanos. Mis padres son Agapito Castro y Adela Díaz. En 1954 nos radicados en la vereda Charguayaco, donde después de los 7 años de edad empecé a ayudar a mis padres en la finca, en la cual se sembraba café típico. En 1972, con escasos 20 años, mi padre me obsequió un terreno donde sembré mis primeros 1000 palos de café de variedad Caturra. En 1977 me casé y llegaron seis hermosos hijos. En 1987 mi padre repartió la finca a mis cinco hermanos. Fui comprando los terrenos a cada uno de ellos y actualmente soy dueño de toda la finca paterna, donde seguí renovando los cafetales con variedad Colombia, Castillo y Caturra.

Hoy en día producimos en la finca tres variedades de café: Caturra (40%), Colombia (20%) y Castillo (40%). Por eso soy cafetero independiente desde hace 42 años. En estos momentos trabajo en la finca con una hija, su esposo y tres nietos, y me siento honrado de ser cafetero. La finca está ubicada en la vereda Charguayaco, de Pitalito, Huila, entre los 1600 y 1700 metros sobre el nivel del mar. Cuento con una reserva forestal de tres hectáreas, que tiene bastante roble, arrayán y muchas otras especies más.

image
Antonio María Castro Díaz


Para familiarizarse con la historia de vida de cada uno de los participantes, puede consultar el siguiente enlace.

 


Lo invitamos a conocer más de nuestra familia cafetera visitando las secciones de CONTACTO que se encuentran en la parte superior de esta página