HomeInicio » Good NewsBuenas Noticias » Fútbol y Café de Colombia, dos historias y muchas similitudes - Columna Carlos Armando Uribe
Fútbol y Café de Colombia, dos historias y muchas similitudes - Columna Carlos Armando Uribe

Fútbol y Café de Colombia, dos historias y muchas similitudes

Por Carlos Armando Uribe F. - Director de Asuntos Gremiales

El balón en el fútbol empezó a rodar por primera vez en China hace 5.000 años, los malabaristas jugaban con la pelota en los pies y sin dejarla caer.  Solo hasta 1314 la pelota llegó a Inglaterra y el rey Eduardo III condenó el fútbol como ese juego “plebeyo y alborotador”  y “como un juego estúpido y sin ninguna utilidad”. Afortunadamente los Papas Clemente VII, León IX y Urbano VIII se arremangaban la sotana en el Vaticano para jugar con pasión al Fútbol.

En América el fútbol entró sin que se sepa una fecha exacta. Los historiadores reportan que 1.500 años antes de Cristo en México y América Central en las ceremonias religiosas el sol era representado por una pelota de fútbol.

En el caso del café,  las primeras referencias concretas del café datan del siglo VI y los orígenes legendarios de la bebida corresponden al siglo XIII. Su propagación Comercial  se extiende por Asia y América en los siglos XVII y XVIII y Brasil se constituye en el mayor productor mundial a mediados del siglo XIX. A Colombia, el café llegó a la región de Rionegro, en el Orinoco, en territorio que perteneció a Colombia hasta el año 1925, por unos sacerdotes de la compañía de Jesús en 1723. El Padre Gumilla cuidó las plantas de café las cuales “prosperaron rápidamente”.  Sin embargo muchos médicos, religiosos y monarcas prohibían el café…pero al igual que el fútbol, entre más lo criticaban más personas lo bebían.

El Fútbol y el Café en Colombia y sus Instituciones, además de su respectiva historia, tienen muchas similitudes. Los identifica la Pasión y el concepto de equipo, han adoptado reglas universales tanto para el juego del fútbol como para la calidad  del café colombiano   y celebren un certamen   cada cuatro años: El Mundial de Fútbol y las Elecciones Cafeteras.

La FIFA, Federación Internacional de Fútbol Asociado, fue creada en 1904 y en 1920 Jules Rimet, su Presidente,  se empeñó en convencer a las Federaciones afiliadas para realizar un Mundial de Fútbol, el cual  se celebró por primera vez en Uruguay en 1930. Hoy, en el 2018, 32 equipos ya empezaron con el uso  de técnicas y tácticas a prepararse jugando  partidos con un claro objetivo: ser el próximo  campeón mundial  del fútbol.  Y esta preparación busca dar los “toques” finales y llegar al mundial con las selecciones definitivas que les generen a los países tranquilidad y   optimismo. Con agrado vimos hace unos días a la Selección Colombia ganarle a Francia y empatar con Australia. 

La Federación de Cafeteros se fundó en 1927 y cada cuatro años realiza una verdadera fiesta de la democracia cafetera: Las Elecciones Cafeteras. Los cafeteros elegirán a 375 equipos Municipales de Cafeteros y cada departamento cafetero,-15 en total- elegirá los 6  delegados a un Equipazo: El Congreso Nacional Cafetero, máxima representación gremial de la Institucionalidad Cafetera. Estos delegados, con sus principales y suplentes, conformarán a su vez  los 15 Comités  Departamentales de cafeteros.

En nuestras elecciones también hay claros objetivos. El primero, el de lograr una masiva  participación de los caficultores cedulados buscando el fortalecimiento de los objetivos del gremio, la rentabilidad y  el bienestar de los cafeteros. El segundo, el de la transparencia, implica reglas claras, con las garantías en los controles del proceso, con el apoyo de personas capacitadas  para los  asuntos electorales y  con unos observadores externos de las más altas calificaciones éticas y morales;  el tercero el de la legitimidad, pues el proceso reconocerá a los elegidos como los legítimos representantes de los productores, lo que redundará en la confianza hacia la Federación como la entidad que representa los intereses de los caficultores y  el cuarto objetivo es el del empoderamiento, con el fin de entregarle a los caficultores cedulados, las herramientas y medios con el fin de tomar decisiones para ejercer el derecho a elegir y ser elegidos, generando valor en beneficio de sus comunidades.

En un equipo de fútbol hay arqueros, defensas, mediocampistas, delanteros y entrenadores, entre otros. Quienes trabajamos en el gremio cafetero somos entrenadores. En las elecciones cafeteras tenemos varias funciones: Coordinar, motivar, informar, educar y en general comunicar, para que la participación sea la más alta en toda la historia de la Federación. La meta de participación para el 2018 es del 70%, sin duda un inmenso reto pero posible de cumplir.

Los futbolistas entrenan y entrenan. Lo hacen para tener una completa fundamentación cuando estén en el campo de juego. Los “entrenadores cafeteros” a su vez debemos fundamentarnos  en conceptos que nos permitan llegarle al cafetero para una histórica participación en las elecciones. Elementos de la fundamentación cafetera son: El Conocimiento Institucional, los resultados fruto de la agremiación, los  estatutos ya reformados, el código de ética y buen gobierno y la convicción profunda de ser colaboradores  para contribuir con el  Proceso Democrático Cafetero.

La FIFA tiene muchos países afiliados, de costumbres distintas, de lenguas diferentes, pero unidas en una sola Institución.  A su vez, “La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia  es una entidad democrática, participativa, pluralista, pluriétnica y multicultural, deliberante y no partidista, que tiene como misión procurar y promover prioritariamente la prosperidad y el interés general de los productores de café”.  A un Congreso Cafetero llegan 90 representantes con diferentes formas de ver los problemas, pero unidos bajo una misma Federación.  En otras palabras: La Diversidad para enriquecernos, no para excluirnos y con un mecanismo de decisión ejemplo en la historia cafetera colombiana: el consenso.

En unas elecciones cafeteras los jugadores son los cafeteros. Ellos forman sus equipos y definen sus técnicas y tácticas. Algunos otros no desearán formar parte de los equipos, pero sí votar o adquirir la boleta para que sus equipos predilectos queden campeones.

Nosotros, los entrenadores debemos transmitir  los principios básicos en los jugadores como  el ejemplo de neutralidad y transparencia, debemos promover la participación sin distingos de género, origen y posición ideológica o religiosa, dar a  conocer  a profundidad los procesos y los reglamentos para ser voceros con convicción frente a los cafeteros y  velar para que la libertad de expresión sea una característica de un proceso electoral en donde los cafeteros puedan expresar sus opiniones con respeto y tolerancia.

En un partido de fútbol, los resultados se miden por lo goles. Los cafeteros deben de conocer muchos resultados de la actividad cafetera en los últimos  años.  La unidad gremial y la  continua comunicación del  Gerente  General y su equipo de trabajo con las bases y la dirigencia cafetera para buscar soluciones a los problemas son algunos de ellos. El direccionamiento institucional buscando la rentabilidad y apoyado en una estrategia consultada con los cafeteros son logros a resaltar. El liderazgo internacional cafetero buscando equidad en los ingresos de los productores.   Así mismo  la estructura de la caficultura Colombiana con una productividad promedia  de casi 19 sacos de café verde por hectárea, una producción anual de 14 millones de sacos, un  porcentaje de tecnificación de más del 97% y  de resistencia a la roya de sus cafetales del 77%, son resultados, entre otros  de un sólido equipo de trabajo. No obstante la volatilidad en los precios que hoy no nos favorecen, la  legitimidad continua  de una Institucionalidad como la cafetera, es el primer eslabón para buscar la salida a esta problemática.

A los entrenadores nos queda una tarea en términos futbolísticos: ¡Ganar! , es decir, aportar con entrega, para llegar a la meta del 70% de participación.  De esa manera, los resultados de las próximas elecciones cafeteras a realizarse el 8 y 9 de septiembre de 2018, se constituirán para el bienestar del Caficultor Colombiano, en el mejor marcador de la historia electoral cafetera del País. La selección Colombia a cargo del Profesor Pekerman deberá obtener numerosas victorias, pero lo hará con el convencimiento  de un equipo de resultados, con una historia de tradiciones, y con una motivación a sus jugadores para que lo den todo y logren ojalá el más alto objetivo.

Eso pasará con las elecciones cafeteras, hay tradición, hay transparencia, hay resultados,  hay actitud y hay claros deseos de participar  en los  jugadores,  pero también hay la plena convicción y el claro compromiso  de los entrenadores de llegar a la meta propuesta.

 

 

Share

Código Ética y Buen Gobierno Términos de uso Gestión de Archivos Directorio Comités Servicios en línea Protección de datos personales