HomeInicio » News RoomSala de Prensa » Declaración Gremial
Declaración Gremial

Agradezco en nombre de mis compañeros de la mesa directiva de este congreso, Luis Oliver Montealegre y Ricauter Reyes el habernos permitido presidir estas deliberaciones y conducir por primera vez en nuestra historia institucional de la Federación, el máximo encuentro de los cafeteros de Colombia desde las regiones.

La Colombia cafetera se encuentra hoy dispersa por más de 15 regiones de nuestro país que son representadas por ustedes, los delegados a este congreso, es un orgullo para los caldenses y manizaleños tenerlos aquí en nuestra región. Caldas y Manizales, han sido durante mucho más de 100 años epicentro de la caficultura nacional, de esta tierra hemos tenido gerentes y funcionarios de la Federación, Ministros de Hacienda y líderes cafeteros que han hecho de esta una región y una ciudad que huelen a café. Desde estas montañas apreciados amigos se han construido instituciones para proteger la caficultura.

Desde esta región, también hemos dado visibilidad a Colombia en el mundo, con la declaratoria de la UNESCO del Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la humanidad en junio de 2011. Con este pretexto todo el año recibimos ilustres visitantes, como ustedes, que quieren vivir la experiencia del café y regresan a sus sitios de origen con más gusto por nuestra tasa y afecto por nuestra gente y nuestra tierra.

El año 2017 ha sido un año especialmente activo y dinámico para la institucionalidad cafetera y la caficultura:

En primer lugar, atendiendo el mandato de este mismo congreso adelantamos y llevamos a feliz término desde las bases cafeteras de todas las regiones del país, un proceso de reforma  de estatutos  ordenado, democrático y participativo que nos permitió después de múltiples discusiones, horas de trabajo y reuniones sacar adelante una reforma que sin duda, demuestra la seriedad y la madurez de la  institucionalidad cafetera. Producto de esa reforma es que hoy estamos aquí en Manizales celebrando nuestro Congreso Anual.

En segundo lugar, llegar a 90 años de existencia de la federación de cafeteros, es la prueba fidedigna del enorme servicio que desde aquí le hemos prestado al país cafetero y al país no cafetero también,  porque a esta institución le ha sobrado generosidad con Colombia.

En tercer lugar,  la celebración del primer foro mundial de productores en Medellín,  ha colocado a Colombia  en el centro de la discusión  cafetera mundial lugar que nunca debimos haber perdido,  pero que gracias al liderazgo del doctor Roberto Vélez y su valioso equipo que lo acompaña lo hemos recuperado para bien de Colombia y para bien del mundo cafetero.

Y en cuarto lugar, sobresale la producción cercana a los 14 millones de sacos y el valor de la cosecha en niveles de los 8 billones de pesos, tema del que me referiré más adelante. Este relevante nivel de la producción ha sido de gran importancia no solo para el sector, lo ha sido para el país, pues al analizar las cifras del Producto Interno Bruto de este año, que económicamente ha sido complejo, el café volvió a darle la mano a la economía como lo ha reconocido nuestro cercano Ministro Mauricio Cárdenas, a quien aprovecho para darle nuestros agradecimientos por toda su gestión y apoyo al gremio cafetero.

 

Señor presidente,

Permítame que le exprese nuestros agradecimientos por su honrosa presencia en este máximo  acto cafetero  de Manizales. Durante su vida pública Usted ha sido una persona apasionada por el tema del café. Así lo ha demostrado como empleado de la fábrica Buencafe, aquí cerca en chinchina, como representante en Londres ante la organización internacional del café, como Ministro de Comercio, de Hacienda y posteriormente de Defensa y por supuesto como Presidente de la República. En su gobierno, los cafeteros hemos recibido aportes del estado superiores a 1.4 billones de pesos.

Los cafeteros de Colombia siempre hemos sabido que nuestra caficultura está en nuestras manos, y hemos construido a lo largo de 90 años las instituciones del café para protegerla y fortalecerla, hoy nos reunimos nuevamente para buscar una proyección al futuro,  buscando mejorar los estrechos márgenes de rentabilidad con los que terminamos este año.

Permítanme que, en este acto de clausura del congreso cafetero, de lectura al documento que los Comités Departamentales han preparado para expresar pública y unánimemente sus puntos de vista.

La caficultura colombiana ha venido en los últimos 5 años por la senda de la recuperación y sostenimiento de la producción como resultado de programas de renovación de cafetales que han mantenido tasas en constante crecimiento.

La renovación de cafetales como actividad de cada año en las fincas debe obedecer a una política de gobierno de mediano y largo plazo que se ligue con recursos públicos y privados como parte fundamental en la construcción de la productividad y rentabilidad de la caficultura colombiana.

El año 2017 nos queda debiendo en materia de renovación de cafetales, el país se debe acoplar indispensablemente a una renovación de al menos 100mil hectáreas por año con el propósito de mejorar la productividad, la competitividad y la rentabilidad para mantener la participación de Colombia en las exportaciones mundiales.

Continuar en los próximos 10 años el programa “más agronomía, más productividad” que empieza a mostrar resultados, deberá ser la carta de navegación de la Gerencia Técnica en todas las regiones del país cafetero.

El apoyo al servicio de extensión, como la punta de lanza de la transferencia de tecnología entre CENICAFE y los productores  juega un papel fundamental en el desarrollo de la caficultura colombiana, el esfuerzo en fortalecer cobertura y condiciones para este ejército de camisetas amarillas es parte integral de la construcción de la política.

CENICAFE es una institución fundamental para el presente y futuro de la caficultura, debemos apoyarla e instarla a trabajar temas estructurales como:   la generación de la tecnología  para la reducción de los costos de producción, el impulso y adecuación de tecnologías en mecanización de diferentes labores y de recolección asistida, el desarrollo urgente de variedades resistentes al cambio climático, y el control de plagas y enfermedades, así como migrar a unas practicas más sostenibles,  que contribuyan a  la disminución de la contaminación ambiental y mitigación del cambio climático,  siendo el éxito de todo lo anterior la apropiación de las nuevas tecnologías por parte de los productores.

Todas estas solicitudes deben ser parte de la agenda integral de las discusiones del foro permanente del Comité Nacional de Cafeteros.

 

 

En la apuesta por la competitividad, que es un concepto multidimensional, cada actor tiene un rol, requerimos del gobierno las condiciones de regulación claras, confiables y estables, infraestructura y apoyo a la productividad con recursos públicos, de la Federación herramientas de vanguardia, apoyo técnico y soporte de mercado; pero no nos llamemos a engaños, los cafeteros debemos concurrir con mucha fuerza en la apropiación de las nuevas tecnologías, en superar nuestros estadios empíricos de la mano de la Federación, en ser más productivos, en tener mente abierta, en pensar en grande y hacer esfuerzos individuales y colectivos que redunden en el bienestar de nuestro negocio privado y por ende al dinamismo de económico las regiones

Señor presidente, independientemente del concepto individual del Proceso de Paz que tengamos los presentes hoy aquí, es innegable que la búsqueda de ella, es la búsqueda de un bien superior y en ese sentido debemos reconocer su valiente y esmerado esfuerzo. Los caficultores de Colombia hemos sido desde siempre constructores de paz, porque no podemos desconocer que la gran inequidad de este país ha sido caldo de cultivo de la guerra. En las zonas cafeteras hemos sido más distributivos, con nuestra institucionalidad hemos brindado a los territorios la posibilidad de acceder a salud, educación, vías, saneamiento etc. Los Caficultores hemos generado empleo, desarrollo y sin duda hemos sido grandes activadores del comercio, la industria y los servicios.

Señor presidente, la caficultura con todos sus saberes acumulados puede ser colaborador y garante de la etapa quizá más crítica, la construcción del posconflicto.

Señor presidente la ruralidad colombiana fue el campo de batalla de la guerra, allí nuestros campesinos sufrieron los rigores del conflicto, muchos de ellos se desplazaron y otros tantos privilegiados de no perder sus vidas regresaron a sus veredas y hoy trabajan sus fincas. Esos campesinos cafeteros o ganaderos o cultivadores de pan coger o simplemente trabajadores rurales, no tienen salario sino que son generadores de su propio ingreso y se quedan en una especie de nebulosa en donde solo pueden acceder a los subsidios del estado, por que los sistemas de seguridad social no les permiten ser sus beneficiarios, se trata de un tema de equidad con nuestros campesinos y trabajadores rurales, necesitamos de un mecanismo  de protección social para los campesinos que no son empleados de nadie. Por iniciativa del parlamentario e ilustre Caldense HERNAN PENAGOS y con el apoyo de la bancada parlamentaria de todas las regiones cafeteras del país cursa para segundo debate en la Cámara de Representantes el proyecto 123 de Piso Mínimo de Seguridad Social que pondría fin a una de las inequidades mas grandes en el sector rural. Sr Presidente Santos, solicitamos muy especialmente que su gobierno apoye de manera decidida esta iniciativa parlamentaria, respaldada por múltiples instituciones del sector agropecuario como la SAC, Fedepalma, Fedepanela y por supuesto esta Federación entre otras.

Otros temas fundamentales con Su Gobierno son los siguientes Señor Presidente:

La Ley de Bancarización que debe entrar en vigencia a partir del 01 de enero del 2018 es una medida distante y contraria a la realidad económica del sector rural del país. Es inconveniente para las Cooperativas de Caficultores y sus asociados que deberán tributar sobre un costo, el correspondiente a la compra del Café. Es también inconveniente para los campesinos más pequeños, ubicados en zonas remotas que deberán desplazarse más y pagar costos financieros.

Sobre el Sistema de Seguridad y Salud en el trabajo valga la pena decir que ha sido muy importante el rol de la Federación para apoyar a los caficultores en su implementación, sin embargo, consideramos que siendo un Sistema que protege al activo mas importante que tenemos, que son los trabajadores, desconoce por completo la realidad de una actividad que se desarrolla bajo el sol y el agua.

Así mismo se ha vuelto una caja de pandora el pasar por las revisiones de la UGPP, sus requerimientos son amenazantes y complejos; el solo trámite para dar respuesta requiere recursos adicionales sofisticados con los que no contamos la mayoría de los caficultores. No nos oponemos a ser mejores empresarios del campo, pero la transición para lograr la regularización debe ser más escalonada y debe reconocer las diferencias en tamaño, estructura y estilo de los diferentes negocios y sectores.

Resaltamos la iniciativa de Usted y la señora Ministra de Comercio, Industria y Turismo la Dra. María Lorena Gutiérrez del programa “Menos tramites, más fácil” porque de verdad necesitamos simplificar la actividad empresarial que se ha vuelto altamente regulada sin que necesariamente represente ganancias en su costo-efectividad.

No podemos dejar de mencionar Sr. Presidente un tema de especial relevancia para los cafeteros, la Flota Mercante Gran Colombiana, una institución que en su momento le permitió grandes avances económicos y comerciales al país con el mundo y que como muchas otras empresas llegaron de la mano y con los recursos de la caficultura a la Nación.  Atenta y respetuosamente le solicitamos considere la posibilidad de liberar a los Cafeteros de este pago pensional que año a año se queda con aproximadamente el 15% de la contribución cafetera, recursos que hoy son críticos para el desarrollo y avance del sector en la renovación de cafetales.

Los cerca de 14 millones de sacos de café que recogeremos este año tienen un valor cercano en el mercado domestico de 8 billones de pesos. Es una enorme inyección a la dinámica de la economía nacional y a la economía de nuestras regiones, nada distribuye más que el ingreso de una arroba de café, el trasportador, el carnicero, el tendero, el comercio en general y el sector financiero reciben los recursos de la venta del café. El café ha vuelto a ser el titular de los periódicos económicos del país y varios columnistas con especialidad económica nos citan como si los cafeteros estuviéramos en un estado de riqueza y opulencia de otros tiempos. ÓIGASE bien,  aquí nadie se está enriqueciendo, por el contrario los estrechos márgenes de rentabilidad del negocio ponen cada día a mas cafeteros en la angustia desde el primer día de la semana a hacer la gimnasia financiera para llegar con el pago de los trabajadores  de la semana siguiente.

Adicionalmente mas del 70% de los costos de producción son pagos de la mano de obra, las fuertes lluvias de comienzo de año en varias regiones del país hicieron que se disminuyera la cosecha del último trimestre de este año hasta en un 40% y lo que es mas grave aun la cosecha del primer semestre de 2018 se verá seriamente afectada, pues las floraciones de los cafetales han sido casi inexistentes.  

En buena hora el Dr. Roberto Vélez ha iniciado una cruzada por la cadena del negocio mundial del café para que los productores tengamos una mayor porción del precio que los consumidores pagan por él.  Desde aquí de Manizales les recordamos a las grandes Corporaciones Mundiales del negocio del café, que están acabando con la gallina de los huevos de oro, que le están torciendo el pescuezo que los productores podemos llegar a un punto de NO retorno y que nuestras familias cafeteras reclaman una cadena de comercialización mas justa para la base de la producción.

Es un imperativo que el Fondo Nacional del Café debe participar más activamente en la comercialización como ejecutor de la garantía de compra en el territorio nacional y la debe realizar de la mano de las Cooperativas de Caficultores. Requerimos de unas cooperativas modernas pero cercanas a la institución, responsables con los cafeteros, con más asociados y con una propuesta de valor para ellos y que no tengan al FoNC como la última opción de mercado.

Es de resaltar el magnífico desempeño y eficiente dirección de nuestras empresas del gremio:

Buencafé que desde Chinchiná de manera innovadora y eficiente exporta para el mundo el mejor café liofilizado, Procafecol que con sus mas de 380 tiendas dentro y fuera del país  posiciona nuestra apreciada marca Juan Valdez,  Almacafé como operador logístico del fondo que facilita la trilla, manejo y exportación y nuestra querida Fundación Manuel Mejia que revitalizada es fundamental en la formación de nuestros jóvenes caficultores y la mano de obra del sector.

En el año 2018 la cita de la democracia nacional estará a la orden del día y la cita de la democracia cafetera la esperamos con la expectativa de cada 4 años: elegiremos a nuestros representantes a los Comités Municipales y Departamentales y los delegados a este congreso volveremos a salir a las urnas cafeteras con la seguridad de poder llegar a participaciones del 80%, nunca antes vistas en un gremio democrático. Esperamos a las mejores y los mejores lideres de todas la regiones, esperamos a nuestros jóvenes cafeteros, niñas y muchachos, que nos reemplazaran en uno de los oficios mas dignos que podamos tener como es la representación de los cafeteros, esa  generación de relevo, ese empalme generacional que nos permitirá tener no solo nuevos representantes si no también nuevos cafeteros y cafeteras formados como técnicos y tecnólogos de colegios agrícolas, de nuestra fundación o del SENA o tal vez de nuestros programas de la  universidad en el campo que  se perfila hoy como uno de los programas de formación  más importante en el pos- conflicto.

A propósito de un año electoral como el que viene invitamos a todos los candidatos a la Presidencia de la Republica y a los candidatos al Congreso a incluir el tema cafetero dentro de sus agendas de desarrollo económico, a que se arriesguen formular propuestas para nuestra caficultura a que compitan por el apoyo de los cafeteros, para ello ofrecemos toda nuestra ayuda en  su estructuración.

Nuestras queridas mujeres cafeteras cada día están  más cerca de la actividad productiva, cada día están más cerca de la dirigencia, sea también esta la oportunidad de decirles que aquí tienen todo el respaldo, todo el espacio y toda la participación.

Para terminar esta declaración gremial deseo hablar de la estrategia de la Federación, empezando por decir que “estrategia es escoger”, tal como se ha hecho es necesario definir un norte estratégico y afinar todos los esfuerzos para lograrlo. Seguramente nos costara mucho esfuerzo, estamos acostumbrados como ya lo he dicho a concurrir en temas que son más del resorte del gobierno y de otras instituciones, lastimosamente nuestra realidad actual no corresponde a los recursos de otros momentos y por esta razón debemos mantener esfuerzo en el foco.

Un pilar fundamental de la nueva estrategia y de nuestra existencia futura, estará anclado en la capacidad que tengamos de crear nuevas realidades e innovar. La velocidad del cambio del mundo moderno y los avances tecnológicos se convierten en un reto adaptativo de grandes dimensiones que implicará una nueva mentalidad y cultura empresarial de los agremiados y por supuesto de la Federación misma. Muchos de los negocios que hoy conocemos, están en riesgo de desaparecer en pocos años porque no están analizando las nuevas tendencias del consumidor y del mercado, eso no nos puede pasar a nosotros los cafeteros, debemos entender el fenómeno y montarnos en la ola, no dejarnos atropellar por ella.

La actitud y el entusiasmo de los productores es fundamental, debemos aceptar con sentido de realidad, que otras son las fuerzas que hoy mueven el negocio, pero ello no debe ser razón para que nos llenemos de pesimismo y seamos nosotros mismos los que hablemos mal de nuestro negocio. Hago desde aquí un llamado: construyamos nuevas realidades, propongamos más, probemos más, hagamos una transformación juntos, de la mano de esta gran institucionalidad. ¡El optimismo es bueno para los negocios!

Muchas gracias a todos por compartir estos maravillosos días en nuestra casa, que es la de todos ustedes. Un abrazo y buen regreso a sus hogares en nuestras hermosas tierras cafeteras colombianas.

Mil gracias.

Share

Código Ética y Buen Gobierno Términos de uso Gestión de Archivos Directorio Comités Servicios en línea Protección de datos personales